jueves, 13 de diciembre de 2007

De histerias y otras yerbas...

Viví toda mi vida creyendo que era una histérica.
Es más, aún hoy muchos me siguen señalando por esa conducta, aunque a diario me compruebe a mi misma que hay casos peores al mío.

Pero antes de seguir desarrollando el punto habría que definir la palabra histeria, aunque luego cada uno de nosotros le ponga la connotación que considere precisa. Cuando hablo de histeria, por lo menos en esta oportunidad, me refiero al típico “Sí pero no”; “Mirame pero no me toques”; “Vení a buscarme a tal lugar…. ah no, mejor me quedo con las chicas”; “Te doy un besito pero me tengo que ir ya”.

Por decirlo de alguna manera, sí al juego previo, no a materializar la situación.

Si miro para los costados, recuerdo que a todas mis amigas alguna vez les tocó recibir el fastidioso insulto: “Nena, sos una histérica” y me quedo más tranquila... no es un problema sólo mío. Pero en los últimos tiempos hay algo que me molesta cada vez más y es la histeria masculina (encubierta, obvio, que no se note).

Por supuesto que la raza masculina jamás se hará cargo de su nueva adquisición pero son cada vez más los muchachos que toman esta postura ante la vida y sobre todo ante las mujeres.

Es cierto, nosotras tenemos mucho que ver con que esto suceda. A saber:
- Vamos muchíiismo más al frente que antes y les allanamos el camino… Sí, lamentablemente, atrás quedó el romanticismo y la etapa de la conquista. Hoy es dos palabras y a los bifes!
- Hay cada vez más chicas dispuestas a dar sólo diversión de una noche, por lo que la oferta se hace mayor y el razonamiento de nuestros queridos amigos ahora es: “No me gasto mucho en ésta mina porque sino me da bola llamó a la otra que es cueva segura”.
- Y sobre todo, gracias a la irrupción de un grupito de adolescentes que ya no reclaman nada, no tienen demasiadas vueltas a la hora de acostarse con un joven (aquí no importa la edad del enamorado de turno) y se convierten en pizza en menos de lo que canta un gallo. Es cierto, contra ellas no podemos competir aunque hayamos estudiado, leído, viajado por el mundo entero, crecido con otras relaciones. Aquí no hay cultura ni experiencia que valgan. Las nenas aprendieron la lección, no quieren perder el tiempo como sus hermanas mayores que aún están tejiendo escarpines para el hijo que tendrán con el príncipe azul que las rescatará en un corcel blanco y salen a buscar acción.

Muy bien, si nosotras supimos hacernos cargo durante años de la clasificación “todas las mujeres son histéricas” me pregunto si no llegó el momento en que los hombres también lo hagan. Odio (y me parecen infantiles y absurdas) las peleas entre feminismo- machismo, no es eso en lo que quiero convertir este posteo. Sólo quiero expresar mi repudio a este comportamiento en voz alta y dejar abierta la incógnita: ¿Tanto les quemamos la cabeza para que hoy haya que padecer tanta histeria masculina”

Si es no, digan no.
Si es sí, pueden comenzar a hacerse cargo.

Chicos… los llamo a la reflexión!

5 comentarios:

Liduvina dijo...

Nah, yo creo que el uso vulgar de la palabra "histeria" es sólo una forma de no hacerse cargo de que no pudiste con esa mina.

Es decir, "no me dió bola", o "me boludeó" quedan mejor encubiertos y socialmente aceptados con un simple: "Es una histérica"

Si le histeriqueas a alguien, es porque concretamente, no te interesa. Es bastante simple. Pero a los hombres (y mujeres también) les conviene delegar la responsabilidad al otro.

Saludos =D

Paolita! dijo...

Coincido en casi todo, salvo en un punto. No siempre es falta de interés, muchas veces es no saber cómo manejar una situación (por x motivo) y entra el juego el miedo que paraliza.

De todos modos suelo sostener que si alguien te importa "de verdad" no das tanta vuelta y vas para adelante...

Liduvina muy bueno tu blog, me colgué a leerlo. A mis contactos, se lo recomiendo!

Beso y gracias por el apresurado comentario...

Anónimo dijo...

Como una víctima más de la histeria masculina, me sumo al llamado a la refelxión. Es tan simple ponerse de acuerdo... Qué quiero yo, qué querés vos... y si coincidimos en intenciones y ganas, adelante!!! Es hermoso el coqueteo del principio, y no deberíamos perderlo, pero una vez que están las cartas sobre la mesa, es hora de jugar... y jugar por jugar, sin tener que morir o matar...

Anónimo dijo...

yo opino que esos q dicen "es una histericca" es por que simplemente se miran a ellos mismos y no acptan la realidad,coincido tambien con que lo dicen para no quedar mal ante "x" situacion por q no saber manejarla y no querer quedar como BOLUDOS!!!
Y por ende la primer excusa es decir,,,,es un histerica y no decir,,soy un tarado por eso no me dio bola!!

en fin!!sigo leyendo..
muchos besosss

karis

Aye dijo...

A ver... Si hablamos de los varones de hoy en día, puedo decir que a mi entender están condicionados por el fuerte avance que tuvimos nosotras. Mujeres cada vez más independientes, seguras, atrevidas... Algunos varones sacan provecho, otros sin embargo se sienten atormentados. No sé si hablaría de histería en el caso masculino, si me parece que ya no son tan decididos, que como dice Pao es más fácil lo ocasional y muy pocos se atreven a jugarse o ceder un poco y apostar a una relación. Amor suena a mala palabra y el juego de las individualidades no colabora en nada.

Chicas para mí hay que entender que no todos están a la altura de determinadas personalidades, y pasa en los dos sexos.

Propongo que varones y mujeres lo pensemos, que la autocrítica nos ayude a encontrar a ese alguien. El príncipe que no destiñe en el primer lavado, que se olvida del cumple mes, que le rompe las bolas ir a los cumples y demás, pero que si nos quiere bien y somos felices que más dá?! Y uds chicos piensen que no existen las barbies inteligentes, que tener errores está bueno, que no es de goma tener sentimientos y demostrarlos y que jugarse por una mina que, seguramente, se juega todo por vos vale la pena.

El flog es excelente y que buena posteada la primera.

Te quiero amiga! (Me cebé)