lunes, 26 de mayo de 2008

Una pequeña plegaria

Puedo imaginarte ahí sentada, sola con tu vestido de color lavanda, el pelo recogido y sin probar la torta, seguramente tamborileando con tus uñas sobre el mantel blanco de lino, como sueles hacer cuando te sientes realmente hundida. Puede que incluso estés mirándote las uñas y pensando: “Dios, tendría que haber parado toda esta malva de complot para hacerme la manicura”. Pero ya es tarde.

De pronto oyes una canción familiar y te levantas de la silla con un movimiento exquisito, preguntándote, buscando, husmeando el aire como un ciervo moteado.
¿Acaso Dios ha escuchado tu pequeña plegaria? ¿Volverá a brillar Cenicienta?

Y entonces, de repente, la multitud se aparta y ahí está él, elegante, con estilo, radiante de carisma, curiosamente él está al teléfono, pero en fin, tu también. Y él va hacia ti, con los andares de un gato salvaje y aunque tú acertadamente sientes que es gay, como la mayoría de los solteros arrolladoramente guapos de su edad, piensas:

“Qué demonios, la vida sigue, quizás no habrá matrimonio, quizás no habrá sexo, pero por Dios, seguro que habrá baile”

------------------------------------------------------------------------------------

El texto pertenece a la secuencia final de la película “La Boda de mi mejor amigo”, que se estrenó en 1997 y muy pronto, se convirtió en una de las cintas preferidas de casi todas las mujeres. En mi caso, por ejemplo, la fui a ver al cine, la he alquilado más de una vez y cada vez que la descubro haciendo zapping, la miro y vuelvo a llorar (y por qué no a cantar el tema de Diana King, “I say a little player for you”)… Sí, puede ser que tenga problemas pero la pienso seguir mirando, siempre descubro algo nuevo.

Hoy, once años después, buscando en la soledad de mi noche alguna película que me acompañe y me extraiga de la realidad dominguera, recordé títulos que querría volver a ver y ésta sin dudas, es una de ellas.

De ella sacó dos reflexiones: Qué patéticos somos cuando nos enamoramos y qué importante es aprender a ver el vaso medio lleno, para que no sea necesario tocar fondo para volver a soñar.

Ahora mientras espero que baje la peli y por supuesto, la banda de sonido, luego de reflexionar y repasar mis últimos días, estoy en condiciones de garantizar que sí, que la vida continúa sin el príncipe y que Cenicienta volverá a brillar. La plegaria, aunque no soy muy creyente, por si acaso la voy armando para darle una manito al destino…

6 comentarios:

Paola dijo...

Para los que dicen que el blog es depresivo va dedicado este post alentador.

Para los que quieren escuchar y ver un poquito de esta peli hagan click en el link:

http://es.youtube.com/watch?v=LToyxk97rus

Para mi amiga Nazu, que fui con ella al cine Cervantes de Quilmes a ver esta película el día del estreno y hoy mientras escribía el post me acordaba de su silueta en la oscuridad riéndose sin parar mientras yo me emocionaba hasta las lágrimas.

Para mi amiga Peluca, que es la unica mujer que conozco que no la vio.

Anónimo dijo...

que linda peli!!!!! la vi el otro dìa yo tambièn.
claro que la vida sigue!! ABAJO EL AMOR!! (quizas lo diga por ser una resentida amorosa) y que siga la joda con muchos!! jajaja

danielssss

Anónimo dijo...

Que buena peli, si es verdad, todas mis amigas la vieron como el resto de las mujeres que conozco.
que tema el de los domingos solos eh, un garron!

Te dejo un beso
Ana

Yop dijo...

Sin dudas es una muy linda peli! y obveo que la cenicienta va a volver a brillas, quizas este no era el principe, pero que esta en algun lado esta =)

Anónimo dijo...

Perdón, pero sí la vi y mil veces... Igual que vos, la sigo viendo cada vez que puedo, y me bastó leer los primeros renglones para saber de qué se trataba y sentir como se me puso la piel de pollo... Encabeza mi ranking, con Nothing Hill, Patch Adams y Esperando la carroza...

Besos
Peluca

Capitana del espacio dijo...

Dani, sí sos una resentida. En cualquier momento volvés a caer en las garras del amor!

Ana, en cualquier momento salen iniciativas para bancar los domingos, te aviso!

Yop, gracias! Lo sé pero duele aceptarlo... es un proceso!

Peluca perdón por el error. Sé que odias que te digan "¿Cómo no la viste?" ante cada "clásico" y estaba segura que era ésta una de ellas. Igual aún te debo la lista de pelis que no podés dejar de ver para entablar conversaciones interesantes jaja

Gracias por los comentarios, beso grande a todos!